Archivo de la etiqueta: cuarta asignación

Sacando ticket con mi inconsciente

Corre para extender tu vida

Hace 5 años, como todos los sábados en la agonía de una semana frenética de deberes y responsabilidades, yo hacía un alto en mi vida. La oportunidad ideal para estar a solas conmigo mismo estaba reservado para este día del fin de semana  en el que sacaba cita para una charla que podía durar cuarenta minutos o más dependiendo del nivel de ánimo con el que me encontrara.

Dicen que “el deporte es salud”, les puedo demostrar que no es una frase cliché o un insulso lema empleado en algún suplemento deportivo ó una campaña de salud promovida por un gobierno de turno. Estoy convencido que esta corta frase ha sido el impulso para que cientos de miles de personas se hayan convertido hoy en una raza que va en aumento y de manera imparable, algunos los llaman tercos al dolor, burlones del cansancio, fenómenos de características físicas envidiables. Solo basta una palabra para calificarlos: deportistas y yo soy uno de ellos.

La semana, como es cotidiano, dejó una cifra de tareas nada despreciable: tres lecturas de cinco hojas cada una, dos libros que más parecen ejemplares de una biblia e investigaciones sobre temas abordados en clase. Pero el día está a punto de hacer el relevo con la noche, con la ropa deportiva puesta subo a mi bicicleta para dirigirme al único consultorio instalado al aire libre. El paseo es muy silencioso, hay menos tráfico, bulla y sobretodo preocupaciones. ¡He llegado! Estaciono mi bicicleta junto con las otras. Noto que hay decenas de pacientes, han llegado antes que yo, sin embargo,  nadie espera por su turno. En simultáneo son atendidos, por increíble que parezca, por ellos mismos. ¡Así es! El inconsciente representa su doctor cuyos pacientes corren alrededor de un “Pentagonito” en el distrito de San Borja.

La actitud es la mejor motivación para superar tus limitaciones

El Atletismo es la actividad física que me mantiene con vida, saludable y lleno de energía para la siguiente semana. Seducido por la brisa nocturna, las luces amarillas que guían mi camino, la interacción con mi inconsciente capaz de exteriorizar lo que llevo dentro son algunos de los fantásticos medicamentos que curan por completo mi alma. Cuando de superar mis límites se trata dejo mi esfuerzo, coraje y sacrificio en esas dos vueltas equivalentes a 8.4 kilómetros donde la única consigna es hacer deporte.

Y ahora ya sabes. El deporte no es sólo salud, también es una terapia piscológica. Te invito a que puedas ser tu propio doctor con el atletismo.

Etiquetado , , ,